ENVÍOS SIN CARGO A PALERMO, VILLA CRESPO, COLEGIALES, BELGRANO, RECOLETA Y ALMAGRO

LAS PANTERAS Y EL TEMPLO de Abelardo Castillo

$1.300,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • ALMENDRA LIBROS ||| Somos una librería virtual ubicada en Palermo (a media cuadra de la estación Scalabrini Ortiz del subte D). ||| No es un local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro GRATUITO en Av. Santa Fe y Scalabrini Ortiz (Palermo) de lunes a viernes en horario a convenir. También tenemos la opción de envío GRATUITO en algunas zonas de Capital: PALERMO, BELGRANO, VILLA CRESPO, ALMAGRO y RECOLETA. En este caso, recibirán sus libros dentro de las 48 h de realizada la compra. |||| Para las ZONAS DE CAPITAL FEDERAL QUE NO CUENTAN CON ENVÍO GRATUITO, seleccionar la opción MENSAJERÍA CAPITAL FEDERAL, que tiene un costo fijo de $350 o enviar una mensajería de su confianza. |||| Para GRAN BUENOS AIRES y el INTERIOR , nos manejamos a través de CORREO ARGENTINO y pueden calcular los costos de envío con su código postal en el proceso de compra.
    Gratis
Compartir

Situaciones límite, el peso del destino, la fatalidad y los dolores del amor.

Estos cuentos, publicados inicialmente en forma individual y recopilados más tarde en libro, conforman sin embargo un prisma poderosamente orgánico, un templo de once caras cuyas panteras me miran siempre amenazantes, cercándome con pericia y con una belleza de la que no logro escapar. Situaciones límite, el peso del destino, la fatalidad, los dolores del amor: un territorio donde todo lo quebrado parece irreparable, y aun así se presiente esa devoción ciega por tantear el doloroso tejido de la experiencia, por comprobar y testificar.
Pero debo confesar mi especial fascinación por el cuento “Las panteras y el templo”. Cada vez que lo leo, el libro entero parece replegarse en sí mismo y refractarse en todas direcciones. ¿Qué es lo que me encandila tan poderosamente? ¿Por qué me deja temblando ese cuento? “Todo fue diabólicamente extraño”, dice Abelardo Castillo, y sus palabras vibran de punta a punta del relato. Está hablando, creo, del acto mismo de la escritura, del abismo que hay en su entrega. Está invocando el precio vital que se paga por lo que nos fascina, pero también recordándonos que quizá no haya, en este mundo, nada más hermoso que ese abismo.


SAMANTA SCHWEBLIN