ENVÍOS SIN CARGO A PALERMO, VILLA CRESPO, COLEGIALES, BELGRANO, RECOLETA Y ALMAGRO. ENVÍO GRATIS AL RESTO DE CABA A PARTIR DE $5.500

LA APARIENCIA DE LO ESPLÉNDIDO de Yaki Setton

$1.800,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • ALMENDRA LIBROS ||| Somos una librería virtual ubicada en Palermo (a media cuadra de la estación Scalabrini Ortiz del subte D). ||| No es un local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro GRATUITO en Av. Santa Fe y Scalabrini Ortiz (Palermo) de lunes a viernes en horario a convenir. También tenemos la opción de envío GRATUITO en algunas zonas de Capital: PALERMO, BELGRANO, VILLA CRESPO, ALMAGRO y RECOLETA. En este caso, recibirán sus libros dentro de las 48 h de realizada la compra. |||| Para las ZONAS DE CAPITAL FEDERAL QUE NO CUENTAN CON ENVÍO GRATUITO, seleccionar la opción MENSAJERÍA CAPITAL FEDERAL, que tiene un costo fijo de $350 o enviar una mensajería de su confianza. |||| Para GRAN BUENOS AIRES y el INTERIOR , nos manejamos a través de CORREO ARGENTINO y pueden calcular los costos de envío con su código postal en el proceso de compra.
    Gratis
Compartir

«Busco en mi memoria y trato de recordar
veo el vaso y digo vaso huelo jazmín
digo jazmín acaricio tu espalda digo espalda
¿no habrá otro modo de nombrar
de llamar a las cosas por su nombre?»

La palabra es la clave y el origen, la palabra es acción: para el poeta decir es acceder a la certeza de la existencia y a la posibilidad de argumentarla. En este libro de Yaki Setton, el desafío del cuerpo es vivir, el de la mente ordenar, y el reto mayor que enfrenta la voluntad poética se centra en el hallazgo de un nombre propio que no carezca de sentido. Puestos así a desentrañar la memoria del nombre, los poemas enumeran, en su repetición casi infinita, en su duda y su incerteza, la multiplicidad que subyace en cada orden, en cada identidad, en cada lugar en el mundo.

«¿Y si el cuerpo es sólo un cuerpo que se mueve sin vida?
¿y si el nombre es sólo un nombre que carece de sentido?
El calor que te dice estás vivo dice estás vivo pero no
no hay nada que asegure este mundo de sujetos y de cosas»