ENVÍOS SIN CARGO A PALERMO, VILLA CRESPO, COLEGIALES, BELGRANO, RECOLETA Y ALMAGRO. ENVÍO GRATIS AL RESTO DE CABA A PARTIR DE $5.500

LOS WACHOS de Walter Lezcano

$1.200,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • ALMENDRA LIBROS ||| Somos una librería virtual ubicada en Palermo (a media cuadra de la estación Scalabrini Ortiz del subte D). ||| No es un local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro GRATUITO en Av. Santa Fe y Scalabrini Ortiz (Palermo) de lunes a viernes en horario a convenir. También tenemos la opción de envío GRATUITO en algunas zonas de Capital: PALERMO, BELGRANO, VILLA CRESPO, ALMAGRO y RECOLETA. En este caso, recibirán sus libros dentro de las 48 h de realizada la compra. |||| Para las ZONAS DE CAPITAL FEDERAL QUE NO CUENTAN CON ENVÍO GRATUITO, seleccionar la opción MENSAJERÍA CAPITAL FEDERAL, que tiene un costo fijo de $350 o enviar una mensajería de su confianza. |||| Para GRAN BUENOS AIRES y el INTERIOR , nos manejamos a través de CORREO ARGENTINO y pueden calcular los costos de envío con su código postal en el proceso de compra.
    Gratis
Compartir

Los wachos que recorren los cuentos de Walter Lezcano están inmersos –y sumergidos– en una realidad hostil. Por más que se los vea en movimiento, buscando algo, tratando de cambiar de vida, salir de perdedores, la sensación que nos deja la lectura de estos cuentos es que la suerte está echada para ellos: esos pibes obsesionados con el porno, rebotando de casa en casa en las sucesivas mudanzas familiares, recibiendo palizas de otros pibes.  

Con una prosa áspera y veloz, Walter Lezcano, heredero del realismo sucio norteamericano, pero también de Roberto Arlt, de Bernardo Kordon, de Fabián Casas, nos involucra en la vida de sus personajes. El epígrafe de Roberto Bolaño que abre el volumen, de algún modo, abre también un posible mapa de lecturas: “Hay cosas que se pueden contar y cosas que no se pueden contar, piensa B., abatido. A  partir de ese momento él sabe que se está aproximando el desastre”. 

Esa sensación de desastre próximo, de que todo puede desbarrancarse en cualquier momento, nunca nos abandona durante la lectura de Los wachos. Pero tampoco nos abandona la certeza de que algunos de estos cuentos son de lectura imprescindible para pensar en la producción de la última década de la literatura argentina.