ENVÍOS SIN CARGO A PALERMO, VILLA CRESPO, COLEGIALES, BELGRANO, RECOLETA Y ALMAGRO. ENVÍO GRATIS AL RESTO DE CABA A PARTIR DE $5.500

MONROE de María Cecilia Perna

$1.600,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • ALMENDRA LIBROS ||| Somos una librería virtual ubicada en Palermo (a media cuadra de la estación Scalabrini Ortiz del subte D). ||| No es un local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro GRATUITO en Av. Santa Fe y Scalabrini Ortiz (Palermo) de lunes a viernes en horario a convenir. También tenemos la opción de envío GRATUITO en algunas zonas de Capital: PALERMO, BELGRANO, VILLA CRESPO, ALMAGRO y RECOLETA. En este caso, recibirán sus libros dentro de las 48 h de realizada la compra. |||| Para las ZONAS DE CAPITAL FEDERAL QUE NO CUENTAN CON ENVÍO GRATUITO, seleccionar la opción MENSAJERÍA CAPITAL FEDERAL, que tiene un costo fijo de $350 o enviar una mensajería de su confianza. |||| Para GRAN BUENOS AIRES y el INTERIOR , nos manejamos a través de CORREO ARGENTINO y pueden calcular los costos de envío con su código postal en el proceso de compra.
    Gratis
Compartir

Monroe es una invitación a sentir la realidad como ese rayo que se hunde en nosotros y nos permite un camino en reversa. No es un libro budista —aunque el epígrafe de su primer poema lo sea—, no hay aquí quietud meditativa ni restricción del deseo. Al contrario. El deseo no se ve como la fuente del dolor, o no así únicamente, sino también, y sobre todo, como fuente y núcleo de la vida. En la escritura, lleva el ritmo, marca el tono, le da carnadura a la poesía y a la especulación intelectual.

Tampoco es un libro enteramente punk: el desenfreno se da en pequeñas dosis o está francamente en el pasado. En Monroe hay conciencia del deseo; hay un cuerpo y una conciencia que se vuelven cada vez más hábiles en desmadejar lo real de lo ilusorio, el deseo del mandato, incluso del mandato paradójico del goce. Monroe insiste en la potencia transformadora del deseo cuando la conciencia desnuda las determinaciones materiales e ideológicas que la atraviesan y la constituyen. Todo puede alimentar la conciencia cuando es objeto de deseo, deseo de conocimiento y de autoconocimiento; posible, este último, sobre todo, cuando el tiempo da perspectiva para pensarnos. Porque el pasado sí existe: lo confirman nuestros muertos, los que vuelven en sueños; lo confirma nuestro cuerpo, que aprendió que, con las necesidades satisfechas, el deseo es su realidad más acuciante y que se puede vivir plenamente sin cumplir todo lo que su capricho nos dicta, pero no sin hacernos cargo de lo que sentimos.

Monroe es, en este sentido, una invitación a sentir la realidad como ese rayo que se hunde en nosotros y nos permite un camino en reversa: “Al instante supe / que el rayo / que se hundía / adentro mío / era un camino en reversa / por el cual podía yo / salir al universo. Podía hacer correr / por la luz y el calor / de ese rayo que fluía / mi pensamiento / mi amor / mi fuerza de vivir / y las palabras”.

Monroe es ese rayo por el cual corren las palabras; en su luz, es un elogio de la conciencia rebelde; en su calor, un consuelo frente al desamor capitalista; en su belleza, potente, precisa y necesaria, ese rayo en reversa es poesía.

Carla Sagulo