ENVÍOS SIN CARGO A PALERMO, VILLA CRESPO, COLEGIALES, BELGRANO, RECOLETA Y ALMAGRO. ENVÍO GRATIS AL RESTO DE CABA A PARTIR DE $5.500

NUNCA TERMINAMOS DE CONOCERNOS de Silvia Itkin

$1.500,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • ALMENDRA LIBROS ||| Somos una librería virtual ubicada en Palermo (a media cuadra de la estación Scalabrini Ortiz del subte D). ||| No es un local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro GRATUITO en Av. Santa Fe y Scalabrini Ortiz (Palermo) de lunes a viernes en horario a convenir. También tenemos la opción de envío GRATUITO en algunas zonas de Capital: PALERMO, BELGRANO, VILLA CRESPO, ALMAGRO y RECOLETA. En este caso, recibirán sus libros dentro de las 48 h de realizada la compra. |||| Para las ZONAS DE CAPITAL FEDERAL QUE NO CUENTAN CON ENVÍO GRATUITO, seleccionar la opción MENSAJERÍA CAPITAL FEDERAL, que tiene un costo fijo de $350 o enviar una mensajería de su confianza. |||| Para GRAN BUENOS AIRES y el INTERIOR , nos manejamos a través de CORREO ARGENTINO y pueden calcular los costos de envío con su código postal en el proceso de compra.
    Gratis
Compartir

Aguas subterráneas, el título del primer cuento, condensa acertadamente la materia emocional en la que indaga Silvia Itkin. Como su protagonista rabdomante, la autora sabe detectar todos los indicios de la desdicha, y sumergirnos después hasta el fondo de la soledad, las neurosis y el desamor. Y lo hace sin levantar la voz, sin hacer alharaca. Algo que parece tan fácil. Algunos mueren en el intento. Y otros brillan.
El amor, en la mayoría de sus cuentos, nace malherido. A veces con un buen saque de cocaína o una pepa consigue ir en ambulancia, como en Los pisaditos de espíritu, pero la mayoría de las veces va en coche fúnebre como en Me cuesta creer que te pueda pasar algo triste. Y finalmente, aunque nunca termine de resignarse, demuestra que Es imposible tal como lo enuncia el título del anteúltimo cuento.
Lo que sí hace posible cada historia de Itkin, con su prosa natural, inteligente, iluminada por destellos poéticos, es ponernos codo a codo con sus personajes y lo que los amenaza. Podemos casi tocarlos de tan verdaderos. Te hablan al oído como un amigo que sufre, o se meten en diálogos vivos, llenos de detalles pulidos por la experiencia o el brillo de una amarga sabiduría, pero sin descartar el humor, el desenfado generacional, la regocijante mirada femenina (el tiempo me cayó encima como un placard desbordado).
Sólo así nos tragamos las píldoras más amargas, las chapuzas que el buen ferretero de uno de los cuentos no puede arreglar ni en sueños. Y es que nunca terminamos de conocernos, de aceptarnos, de amarnos.
Nueve cuentos de notable madurez, salidos de la textura de la existencia, atentos a la corporeidad de los sentidos y a la humildad de los detalles tal como lo proclamaba Flannery O´Connor.

Inés Fernández Moreno