COMPRAS SUPERIORES A 20 MIL ENVÍO GRATIS EN CABA - 3 CUOTAS SIN INTERÉS C/ SANTANDER RÍO (VER DÍAS)

POEMAS CONTRA UN VENTILADOR de Horacio Fiebelkorn

$7.500,00
Entregas para el CP:

¡Genial! Tenés envío gratis Envío gratis superando los Medios de envío

  • ALMENDRA LIBROS ||| Somos una librería virtual ubicada en Palermo (a media cuadra de la estación Scalabrini Ortiz del subte D). ||| No es un local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro GRATUITO en Av. Santa Fe y Scalabrini Ortiz (Palermo) de lunes a viernes en horario a convenir. También tenemos la opción de envío GRATUITO en algunas zonas de Capital: PALERMO, BELGRANO, VILLA CRESPO, ALMAGRO y RECOLETA. En este caso, recibirán sus libros dentro de las 48 h de realizada la compra. |||| Para las ZONAS DE CAPITAL FEDERAL QUE NO CUENTAN CON ENVÍO GRATUITO, seleccionar la opción MENSAJERÍA CAPITAL FEDERAL |||| Para GRAN BUENOS AIRES y el INTERIOR , nos manejamos a través de CORREO ARGENTINO y pueden calcular los costos de envío con su código postal en el proceso de compra.
    Gratis
Compartir

¿Puede una poesía para escribir desarmar la estructura de su línea melódica, idear un verso con el que contar, a lo largo del renglón, pequeñas historias sin música? Esta apuesta de situar al poema bajo la campana de un discurso sordo al traqueteo de las sílabas y los acentos, prosaico por pararse lejos de las sonoridades altisonantes, encuentra en la figura retórica de la licentia poetarumun molde textual que a partir del siglo XIX se conoce como poema en prosa y que debe a Baudelaire los primeros intentos, la primera ganancia para la poesía. En nuestro ámbito o tradición, esto que tempranamente consiguen Fernández Moreno en Quiosco y Girondo con Espantapájaros, en los poemas de Fiebelkorn se nos muestra mediante una escritura denotativa que retiene cerca del yo enunciador sus efusiones líricas, para hallar lo absurdo o humorístico en las breves viñetas que propone. Agudeza de ingenio -diría Gracián- que por prepotencia de ironía irrumpe en el remate conceptual de estas pequeñas orfebrerías verbales.

Sebastián Bianchi