ENVÍOS SIN CARGO A PALERMO, VILLA CRESPO, COLEGIALES, BELGRANO, RECOLETA Y ALMAGRO. ENVÍO GRATIS AL RESTO DE CABA A PARTIR DE $5.500

CANCIONES PARA DAR ALIENTO de Hilde Domin

$2.500,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • ALMENDRA LIBROS ||| Somos una librería virtual ubicada en Palermo (a media cuadra de la estación Scalabrini Ortiz del subte D). ||| No es un local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro GRATUITO en Av. Santa Fe y Scalabrini Ortiz (Palermo) de lunes a viernes en horario a convenir. También tenemos la opción de envío GRATUITO en algunas zonas de Capital: PALERMO, BELGRANO, VILLA CRESPO, ALMAGRO y RECOLETA. En este caso, recibirán sus libros dentro de las 48 h de realizada la compra. |||| Para las ZONAS DE CAPITAL FEDERAL QUE NO CUENTAN CON ENVÍO GRATUITO, seleccionar la opción MENSAJERÍA CAPITAL FEDERAL, que tiene un costo fijo de $350 o enviar una mensajería de su confianza. |||| Para GRAN BUENOS AIRES y el INTERIOR , nos manejamos a través de CORREO ARGENTINO y pueden calcular los costos de envío con su código postal en el proceso de compra.
    Gratis
Compartir

Sus poemas son muy bonitos, son los únicos - verdaderamente auténticos y hermosos - poemas de emigración que yo conozco. Muchas gracias, gracias por haber pensado en mí.                                    

Hannah Arendt a Hilde Domin

Los versos de Hilde Domin nos permiten entender de una nueva forma qué es la poesía. Quien aprende a través de su poesía qué es el retorno, sabe desde ya y para siempre que la poesía es regreso: regreso al lenguaje. En ello reside la doble fuerza simbólica de su poético testimonio.                     

Hans-Georg Gadamer

Hilde Domin va directo al grano. Sus poemas también. Ellos no causan ninguna molestia. Son textos concentrados, intransigentes, despojados de todo tipo de volutas y pomposidades. Parecen ser livianos como la pluma de un pájaro y sin embargo el lector percibe detrás de toda esa ingravidez el peso de lo vivido y lo sufrido. El lector siente: Me puedo fiar de ese poema, meterme en él. 

Ulla Hahn