ENVÍOS SIN CARGO A PALERMO, VILLA CRESPO, COLEGIALES, BELGRANO, RECOLETA Y ALMAGRO. ENVÍO GRATIS AL RESTO DE CABA A PARTIR DE $5.500

CONTRA LA INOCENCIA de Rafael Gumucio

$1.230,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • ALMENDRA LIBROS ||| Somos una librería virtual ubicada en Palermo (a media cuadra de la estación Scalabrini Ortiz del subte D). ||| No es un local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro GRATUITO en Av. Santa Fe y Scalabrini Ortiz (Palermo) de lunes a viernes en horario a convenir. También tenemos la opción de envío GRATUITO en algunas zonas de Capital: PALERMO, BELGRANO, VILLA CRESPO, ALMAGRO y RECOLETA. En este caso, recibirán sus libros dentro de las 48 h de realizada la compra. |||| Para las ZONAS DE CAPITAL FEDERAL QUE NO CUENTAN CON ENVÍO GRATUITO, seleccionar la opción MENSAJERÍA CAPITAL FEDERAL, que tiene un costo fijo de $350 o enviar una mensajería de su confianza. |||| Para GRAN BUENOS AIRES y el INTERIOR , nos manejamos a través de CORREO ARGENTINO y pueden calcular los costos de envío con su código postal en el proceso de compra.
    Gratis
Compartir

Estar contra todo y todos parece la actitud más adolescente posible. Pero estar contra cualquier atisbo de totalitarismo, ya sea estético, subjetivo o político, resulta una tarea compleja. Y Contra la inocencia cumple a cabalidad ese objetivo. Pues en estos ensayos iconoclastas se hilvana una escritura fluida y aguda, a ratos íntima, que inspecciona en profundidad las paradojas del individuo moderno. Gumucio exhibe así la perversión que encubre cualquier cuerpo que posea una belleza extrema, la profunda violencia del animalismo radical, la esencia malvada de la política o la imposibilidad de apropiarse de la muerte y sus relatos. En Contra la inocencia encontramos altas dosis del mejor género ensayístico, pues las ideas se van hilvanando con humor y ferocidad, dando pie a las contradicciones que demanda cualquier acto reflexivo. Gumucio aniquila la moralista división entre alta y baja cultura que suele ejercer la academia, y con erudición reflexiona prescindiendo de cualquier cita autorizada, tachando cualquier totalitarismo. En algunos pasajes es imposible no rememorar a Karl Kraus, porque la voz que sostiene estos ensayos parece asumir el rol del intelectual público, aunque esa voz –para tranquilidad de los lectores– nunca deja de dudar, de escavar en la miseria personal, de reírse de sí mismo, antídoto más que necesario.